Pueblo

La cuadrilla de vendimiadores acometen cada parra de la viña, confundidas con el verde de las hojas que comienzan a enrojecer en los sarmientos.Buscan con el filo del farcimo el mango del racimo que uno a uno, llenan los cubos de plástico o los reutilizados bidones de pintura que, en la actualidad sustituyen a aquellos de mimbre .Mientras, no muy lejos, los estorninos y gorriones ven y lamentan cómo los hombres se llevan el dulce manjar, pues si hubieran quedado algunos días más en la parra, los racimos habrían sido su dieta preferida.Tras la dura jornada el almuerzo y el vino de la bota pasara para aliviar el esfuerzo realizado. Armonía Risas,convivencia entre vecinos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies